17 sept. 2011

La marihuana como alternativa a la violencia

    Así como la mejor manera de librarse de la tentación es cayendo en ella * , quizás la mejor manera de minimizar el consumo de marihuana sea a través de su legalización. La lucha en contra del comercio ilegal de drogas es una batalla que esta perdida desde mucho antes de comenzar o, para ser un poco más optimista, las posibilidades de ganarlas son muy bajas. Países como México, han invertido una considerable suma de dinero en la lucha contra el narcotráfico, lamentablemente el resultado, según la Comisión Global de Políticas Antidrogas es el siguiente:  aumento del consumo , crimen , violencia y estímulo de la corrupción entre los cuerpos policiales.

    Veteranos de esta guerra como César Gaviria, expresidente de Colombia; Fernando Cardozo, expresidente de Brasil, e intelectuales de  la talla de Mario Vargas LLosa o Carlos Fuentes, coinciden en una propuesta que a su juicio acabaría con el narcotráfico, reduciendo de manera significativa la violencia y otros problemas generados por esta actividad. La propuesta es simple, despenalizar o legalizar el consumo de marihuana.

    El hecho de que el comercio de la droga sea ilegal, es lo que permite que el narcotráfico se desarrolle. A medida de que transcurre el tiempo los carteles de la droga van acumulando poder, a pesar del riesgo que implica este negocio o gracias a él, es extremadamente lucrativo, esto implica que los capos de la droga pueden pagar mejores salarios que el Estado y sobornar de manera muy fácil a la policía. Si bien es cierto que los cuerpos policiales han logrado capturar a ciertos narcotraficantes, es un hecho también que solo se genera una vacante que no tardara en ser ocupada por otro criminal.

    La historia nos proporciona un ejemplo muy similar con otro tipo de droga, el alcohol. Ocurrió en los años 30 en EEUU, cuando el senado decide prohibir su consumo, empezaron a surgir mafias dedicadas al contrabando, la violencia se incrementó conjuntamente con el consumo de la bebida. Actualmente países como Suiza y Portugal han aplicado políticas innovadoras, han despenalizado la droga para uso personal, esto ha generado un aumento en el número de personas que buscan tratamiento, y el consumo en general ha caído.

    Queda claro que ha pesar de  no ser un gran consumidor, México es una de las principales víctimas en la región. Muy a pesar de los 43,1 millones de dólares que destina EEUU al año para combatir la droga. Durante el 2010 se produjeron más de 10.035 víctimas producto del narcotráfico. Esta cifra está compuesta por criminales pero también por policías y gente común que nada tenían que ver con el asunto.

    Es necesario resaltar que la despenalización debe venir acompañada de una intensa campaña de prevención sobre los riesgos que implica el consumo, semejante a la que ha servido para reducir el consumo de tabaco en el mundo entero.

*Frase de Oscar Wilde.

1 comentario: