25 ene. 2012

Lecturas del 2011


Pensando en lo que he leído durante el año, el primer libro que se me viene a la cabeza es Conversación en la catedral de Mario Vargas Llosa. La estructura de la novela es sumamente compleja por lo que tuve que empezarla tres veces antes de poder arrancar definitivamente. La historia se basa en la dictadura del general Manuel Odría que ocurrió en el Perú en los años 50. A pesar de que la Novela trata de miles de temas  el principal es exhibir los profundos daños  que una dictadura causa en la sociedad. Esta considerada como una de sus mejores novelas , según él la que más trabajo le ha producido y la única que salvaría del fuego. Pronto la volveré a leer.

El conde de Montecristo la quería empezar desde hace mucho tiempo , pero como nunca llegué a ver un ejemplar en alguna librería de Caracas , aproveché para comprarla en una tienda de libros usados en Boston a $ 3.95.  Aunque ya había visto la película , leer el libro fue empezar una historia que muy poco tenía que ver con la filmación. Cuenta con más de 1000 páginas  que relatan la venganza de Edmundo Dantés y que han hecho disfrutar a miles de lectores en el mundo desde su aparición en Francia en el siglo XIX. Su lectura no hizo más que confirmarme que los clásicos valen más y cuestan menos.

           Otro que disfruté fue Historia de los Griegos de Indro Montanelli , empieza con la Historia de Heinrrich Shilleman, un alemán que de tanto leer la Ilíada y la Odisea decidió un día que abandonaría todo para encontrar la Ciudad Perdida de Troya (que se creía que formaba parte de la leyenda) y demostrarle al mundo que escenarios en donde pelearon Héctor y Aquiles pertenecieron al mundo real y no al de la ficción. Y lo logró. Utilizando la descripción ofrecida por Homero en sus libros encontró los restos de Troya que se hallaban sumergidos bajo siete ciudades abandonadas.

           Como última lectura del año y de esta lista , elegí El imperio eres tú de Javier Moro.  Es la Historia de Pedro I de Brasil , hijo de Joao VI  rey de Portugal quien tomó la difícil decisión de trasladar la capital del imperio portugués de Lisboa a Río de Janeiro para salvarse de las garras de Napoleón.  Su hijo, más adelante, se convertiría en el primer emperador del Brasil y en un excelente estratega militar que podía cabalgar  días enteros sin descansar  para llegar a tiempo y acabar con rebeliones que amenazaban con desmoronar su imperio. Se caracterizó por tener  una desaforada y desmedida  pasión por las mujeres; unas lo llevarían a la gloria , otras a la perdición.






No hay comentarios:

Publicar un comentario