18 dic. 2011

Reinaldo Arenas, una vida que merece la pena contar.


No tenía pensado leerlo, ni mucho menos escribir de él , pero cuando leí una de las frases de la primera página me di cuenta de que en algún momento iba a llegar al final: “Siempre he considerado un acto miserable mendigar la vida como un favor . O se vive como uno desea o es mejor no seguir viviendo”. El libro se llama Antes de que anochezca y es la autobiografía de Reinaldo Arenas, uno de los escritores cubanos más importantes del siglo XX. Más que un testimonio de vida es una precisa fotografía de la descomunal represión  que en Cuba sufren quienes cometen el peor de todos los delitos; pensar distinto y atreverse a expresarlo.
Así como muchos perseguidos Reinaldo participó en la revolución,  a los 16 años se integró al grupo de rebeldes dirigidos por Castro y sin tener que disparar un tiro llegó triunfante a La Habana.   Igual que muchos se contagió pensando que la revolución tenía un carácter mesiánico, que transformaría a Cuba para que dejara de ser el burdel de EEUU  y se convirtiera en ejemplo a seguir para America Latina, que Fidel convocaría  elecciones eventualmente y que a través del marxismo se aliviarían los problemas Sociales.
Si hay algo que queda claro a través del libro, es que en la cuba de los 70, que no es muy distinta a la de hoy en día, para surgir hay que hundir a los demás. Cuenta que mientras estaba en prisión muchos de los que pretendían ser sus amigos  lo delataron a la seguridad cubana a cambio de beneficios que solo controla el estado, incluso algunos familiares cercanos.  De igual manera también cuenta la ayuda que recibió  de muchas personas mientras estuvo prófugo deambulando por la isla durante meses , sobreviviendo con migajas de comida y escondido en parques y playas.  Hasta en una balsa trato de huir pero al romperse esta tuvo que regresar a tierra firme para no ser devorado por los tiburones.
Luego regresó a prisión , de la que había escapado ya previamente , solo que  esta vez decide tomar una decisión drástica para que no lo obligaran a denunciar a sus amigos bajo tortura , intenta suicidarse  tomándose un frasco de pastillas que encontró en el hospital, fracasa. Mientras todo esto sucede sus novelas que había logrado sacar de Cuba clandestinamente reciben premios y reconocimientos en Europa, como el de la mejor novela extranjera en Francia. Finalmente lo condenan a trabajos forzados y cuando lo obligan a confesar intenta de nuevo suicidarse esta vez ahorcándose con unas sábanas, fracasa de nuevo en el intento. Más adelante es obligado a confesar ,  de esto escribe: ”pocas veces me sentí tan miserable”.
Hoy en día con la ayuda de la tecnología es mucho más fácil sacar de Cuba textos intactos de censura. Un claro ejemplo es el blog Generación Y, una ventana virtual  llena de crónicas que muestran el día a día de la realidad cubana. Está compuesta por cubanos como Reinaldo , que decidieron no arrodillarse   y asumen el riesgo y las consecuencias de expresar su voz.  Aunque la difusión dentro del país es mínima (son muy pocos los que tienen acceso a Internet) es un fenómeno contagioso y cada vez son más los que se suman. Quien sabe si algún día los cubanos consiguen la fuerza necesaria para derrocar a los barbudos y empezar un sabroso efecto domino.
            El final del libro coincide con el final de su vida.  Dejando como epilogo una carta de despidida y contagiado de una extraña enfermedad , toma inmediatamente una mala decisión lanzándose por el balcón de su edificio.  Su vida estuvo acompañada de enormes desgracias,  pero  sus logros son aun más grandes , de ser un campesino guajiro que recibió una muy mala  educación logró  establecerse como un gran escritor ,  escapó de Cuba en 1980 colándose en  éxodo de disidentes autorizado  por Castro, y desde el exilio logró contar la mejor de todas sus historias , la de su propia vida. 

El siguiente video es el trailer de la película que le dedicaron a sus memorias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario